OBJETIVO GUAM (III)

CONTINUA

Ampliación de las cabezas de playa

El W+1, antes de que los japoneses pudieran reforzar sus fuerzas en la retaguardia de las zonas de desembarco, el III Cuerpo Anfibio debía asegurar sus dos cabezas de playa alcanzando el terreno elevado de la última línea de playa. Frente a la 3ª División, el monte Chachao era la altura más septentrional, y estaba a unos 3.000 metros de las posiciones de vanguardia de la unidad. La 1ª Brigada, con el equipo de combate del 305º Regimiento adjunto, tuvo que empujar hacia el interior sólo un tercio de esta distancia para alcanzar la cima del monte Alifan, el punto más alto al este de la playa de Agat. El resto de la 77ª División, en la reserva del cuerpo, se acercaba a la bahía de Agat a bordo de 12 transportes y 2 LST (Landing Ship, Tank), listos para reforzar a los marines en cualquier cabeza de playa.

Hasta el amanecer, las tropas del cuerpo de ejército se vieron acosadas por contraataques a pequeña escala pero decididos. Poco después de la medianoche el fuego de mortero y artillería se hizo tan intenso que la 3ª División suspendió las actividades de desembarco en la playa de Asan. Al amanecer, el enemigo lanzó un ataque contra el flanco izquierdo de la división desde Agana y las colinas detrás del acantilado de Chonito (mapa nº 8). Los marines de la línea defensiva principal, con apoyo de tanques, aviones de transporte y fuego naval, hicieron retroceder al enemigo. Mientras tanto, las fuerzas japonesas al este de Agat atacaron el flanco derecho de la 1ª Brigada Provisional de Marines. Ayudados por los tanques y la artillería, los soldados enemigos se abrieron paso a través de las posiciones de la brigada, y unos pocos se infiltraron hasta el perímetro del equipo de combate del 305º Regimiento. Los marines contraatacaron, destruyendo cinco tanques y expulsando al enemigo.

Durante el día el avance del cuerpo fue lento. La 3ª División avanzó muy poco hacia el terreno elevado de la última línea de playa. La oposición enemiga en la izquierda y el centro de la cabeza de playa era tan fuerte que el avance de los marines se detuvo, excepto al sur de Asan. Allí avanzaron 1.000 metros hacia el monte Chachao. En su flanco derecho la división capturó el astillero de Piti, y un equipo de desembarco del batallón, ejecutando un movimiento de orilla a orilla, se apoderó de parte de la isla de Cabras, al norte del puerto de Apra, que no estaba fuertemente defendida excepto por las bombas aéreas colocadas como minas terrestres.

La 1ª Brigada continuó ascendiendo por las laderas poco cubiertas del monte Alifan, subiendo a campo abierto bajo el fuego de las posiciones japonesas ocultas por la espesa madera de la cima. En apoyo de este avance directo hacia la cima del monte Alifan, el equipo de combate del 305º Regimiento cortó hacia el norte para alcanzar la cresta que discurre hacia el noreste desde Alifan y para asegurar el terreno elevado sobre el cruce de carreteras 370. A las 17:00 horas, la brigada y el equipo de combate estaban en sus objetivos y tenían el control de más de 3.000 yardas de la línea de playa final.

Mientras las tropas del cuerpo intentaban asegurar sus cabezas de playa el 22 de julio, el general Geiger emitió una orden de relevo de la 1ª Brigada de Marines Provisional, para que esa unidad pudiera reorganizarse y ponerse en posición para el ataque a la península de Orote. La defensa de la cabeza de playa desde Inalas hacia el suroeste hasta la costa cerca de Magpo sería asumida por dos equipos de combate regimiental de la 77ª División, incluyendo el equipo de combate del Regimiento 305, que volvería a la división cuando se efectuara el relevo de la brigada (Mapa nº 9). Mientras la 77ª protegía el flanco sur del cuerpo, la brigada debía prepararse para capturar la península de Orote. Un equipo de combate regimental del 77º debía permanecer a flote en la reserva del cuerpo hasta que se le ordenara desembarcar.

El equipo de combate del 306º Regimiento fue designado por la división para hacerse cargo del sector sur ocupado por la brigada de marines. Un grupo encabezado por el coronel Douglas C. McNair, Jefe de Estado Mayor, y que incluía al coronel Aubrey D. Smith del 306º de Infantería y a los comandantes de sus batallones con sus estados mayores, desembarcó el día 22 para reconocer la zona y coordinar los planes con la brigada. Poco antes del mediodía del día siguiente, el 306º comenzó a desembarcar en Agat. 

El desembarco en sí fue una operación difícil. Como división de reserva, la 77ª no tenía LVT. Las divisiones de asalto suelen tener dos batallones. Había 60 dukws, pero había que reservarlos para la carga y para llevar la artillería ligera a tierra. En consecuencia, hubo que planificar el transporte de las tropas hasta el arrecife en lanchas de desembarco, tras lo cual vadearían la orilla con la marea baja cargando el equipo. Los vehículos debían ser arrastrados desde el arrecife hasta la playa por bulldozers. El G-4 de la División, que operaba desde un SC1319 (Caza Submarino) justo al lado del arrecife, debía coordinar todos los desembarcos. Aunque las tropas desembarcaron sin dificultad, la mayoría de los vehículos se hundieron en el agua entre el arrecife y la playa, y prácticamente todos los aparatos de radio de los vehículos, incluso los estancos, se estropearon por completo. Un tanque medio cayó en un gran bache y desapareció de la vista.

El 3er Batallón, al mando del Teniente Coronel Gordon T. Kimbrell, alcanzó su posición entre el monte Alifán y Taene, y el 1er y 2do Batallones, bajo el mando del Teniente Coronel Joseph A. Remus y el Teniente Coronel Charles F. Greene, respectivamente, se dirigieron a las zonas de reunión cerca de la playa.

El relevo de la 1ª Brigada continuó durante la mañana del 24 de julio. A las 08:00 horas, el 306º asumió la responsabilidad del sector, y a las 14:00 horas los últimos elementos de su 2º Batallón estaban en posición. La acción durante el día consistió principalmente en escaramuzas con las patrullas enemigas y en la limpieza de cuevas y trincheras dentro del sector. Durante las primeras horas de la noche el enemigo intentó infiltrarse a través de las líneas, pero fue expulsado sin que el 306º tuviera bajas.

Mientras tanto, el equipo de combate del 305º Regimiento había ampliado su zona al norte del sector del 306º.  Dentro de la línea que va desde Adotgan Point hasta Inalas en la línea de playa del linal, el 305º mantenía todo el terreno al este de Old Agat Road. Detrás de estos regimientos de vanguardia, el 307º, al mando del coronel Stephen S. Hamilton, y las tropas de la división fueron llevadas a tierra y los suministros se estaban acumulando en las playas. La brigada, ahora agrupada en la base de Orote, sólo defendía el espacio suficiente para preparar el ataque a la península.

Ataque a la península de Orote.

La ampliación de las cabezas de playa durante los días 23 y 24 de julio dio al cuerpo el espacio necesario para continuar la fase de asalto. La 3ª División de los Marines, completando la ocupación de la isla de Cabras, había obtenido el mando del lado norte del puerto y, en el flanco izquierdo, había luchado en las empinadas laderas cercanas al acantilado de Chonito. Aunque los Marines en este sector habían progresado lentamente, habían resistido un contraataque enemigo de la fuerza de un batallón, y estaban en posición de presionar la vanguardia hacia el terreno elevado a lo largo de la línea de playa final. En Agat, la 77ª División controlaba un sector que se estaba desarrollando como zona de maniobras para el ataque a la retaguardia de las principales defensas del enemigo que protegían la pista de aterrizaje de Orote y el puerto de Apra.

El 24 de julio el general Geiger ordenó un ataque del cuerpo para el 25 de julio, destinado a completar la fase de asalto. Esto implicaba unir las cabezas de playa del norte y del sur en la línea de playa final, y capturar la península de Orote. El peso principal de esta operación recaería en las unidades de marines. La 1ª Brigada Provisional de Marines recibió la misión de avanzar hacia la península de Orote. Al norte se ordenó a la 3ª División que alcanzara la línea de playa final y, extendiéndose hacia el sur, que cerrara la zona al este de Orote. La Artillería del Cuerpo debía apoyar el esfuerzo coordinado, dando prioridad a las peticiones de la brigada, y la artillería de la 3ª y 77ª División también estaría preparada para ayudar al ataque a Orote. La 77ª División tenía la misión de mantener sus líneas actuales en la cabeza de playa del sur; el equipo de combate regimental 307º en tierra en Agat, permanecía en la reserva del cuerpo.

Seis horas después de emitir la orden, el general Geiger pospuso la hora de salida para el ataque a Orote hasta las 07:00 horas del 26 de julio. La brigada necesitaba un día más para preparar el asalto y desarrollar la posición del enemigo en la base de la península de Orote. Los esfuerzos de apoyo del resto del cuerpo procedieron como se había ordenado originalmente. La 77ª División comenzó a consolidar su línea, mientras la 3ª División presionaba hacia el terreno elevado de su frente.

Al amanecer del 26 de julio, la artillería de la 77ª División, mandada por el general de brigada Isaac Spalding, abrió el ataque contra las defensas de Orote. Aunque algunas de las baterías aún no estaban en posición, los batallones de artillería de campaña 305º, 306º y 902º, al mando del teniente coronel Edward B. Leever, el teniente coronel Jackson P. Serfas y el teniente coronel Leo B. Burkett, respectivamente, se unieron a las concentraciones de apertura. En total, siete batallones de artillería, incluidos los del cuerpo y los de la 3ª División, participaron en el bombardeo. Algunas baterías dispararon dos proyectiles de fuego preparatorio por minuto hasta el inicio del asalto de la infantería de la brigada. Las unidades de apoyo naval, los aviones y los cañones de 90 mm del batallón de defensa establecido en la isla de Cabras se emplearon en un esfuerzo por romper las defensas de Orote.

Mapa 10

La 1ª Brigada Provisional de los Marines saltó en el momento previsto. La densa maleza y la selva en la base de la península frenaron su avance, y muchos japoneses habían sobrevivido al bombardeo para resistir con morteros, ametralladoras y armas ligeras, La estrecha península restringió el despliegue de las fuerzas de la brigada, especialmente en la base donde el terreno sólo tenía tres cuartos de milla de ancho, pero al atardecer las tropas se habían alejado 1.500 yardas de la posición de salto y estaban a más de la mitad del camino hacia el extremo oriental de la pista de aterrizaje (Mapa Nº 10).

Los avances del día siguiente, que comenzaron a las 07:15, dieron lugar a una peligrosa alineación de las unidades de vanguardia de la 1ª Brigada. Mientras el 22º Regimiento de Marines, a la derecha, encontraba una ligera resistencia a lo largo de los accesos a la pista de aterrizaje, el 4º de Marines se había topado con posiciones enemigas preparadas en fortines y trincheras. Los elementos de asalto del regimiento, que sufrían grandes bajas por culpa de los morteros, las ametralladoras y las granadas, estaban inmovilizados. En el flanco derecho, sin embargo, los hombres del 22º de los Marines habían avanzado de forma tan constante que el 28 de julio estaban a más de 600 yardas por delante del 4º Regimiento. Su flanco izquierdo estaba expuesto al contraataque enemigo.


El 29 de julio la Infantería de Marina, con apoyo de tanques del ejército, capturó la pista de aterrizaje de ORATE. Al fondo se ve un muelle de Sumay en el puerto de Apra.

Combate de proximidad en la península de Orote. Soldados de infantería en apoyo mientras un tanque dispara a bocajarro sobre un refugio de hormigón cerca del aeródromo de Orote. La brigada llamó a los tanques del ejército el 28 de julio cuando los marines alcanzaron las defensas del aeródromo, las más fuertes de la península.

Para dar más apoyo al 4º Regimiento, el general Shepherd, comandante de la brigada, pidió tanques medios de la 77ª División. Pero sólo habían desembarcado los tanques ligeros del 706º Batallón de Tanques de la división, al mando del teniente coronel Charles W. Stokes, y algunos de ellos se habían dañado al llegar a tierra. Se organizó rápidamente una sección de tanques ligeros activos a partir de elementos de tres unidades de la Compañía D y se envió al mando del teniente segundo Charles J. Fuchs. Tras informar a la 1ª Brigada a primera hora de la tarde del 28 de julio, la sección fue enviada al sector del 4º de los Marines. El ataque estaba previsto para las 16:00 horas; mientras tanto, la infantería de marina estaba consolidando su posición. Dos secciones de los tanques medios de la brigada, que habían sido desplazados desde el sector del 22º Regimiento, habían reforzado las unidades de flanco. La sección de la Compañía D, a la que se unieron justo antes del ataque dos tanques medios de la Compañía del Cuartel General del 706º, debía reforzar el centro de la línea.

A las 16:00 horas, los tanques ligeros de la Compañía D avanzaron por el 4º Regimiento contra las defensas que habían frenado a los marines. Los tanques avanzaron con cautela sobre un terreno destrozado por los proyectiles, y en una parte de la zona cada tanque cubrió 50 yardas del frente. Los combates estaban tan concentrados que la mayor parte del fuego de los tanques se dirigía a posiciones situadas a menos de 10 ó 15 yardas de los mismos. A esa distancia, el fuego de los cañones de 37 mm, que a menudo se divisaba a través de las grietas de las estructuras de troncos, era eficaz incluso contra las posiciones enemigas reforzadas con láminas de chapa, rocas y maleza. Los soldados de infantería seguían de cerca a los tanques, limpiando las posiciones y lanzando granadas a los japoneses en sus pozos de tirador. También vigilaban los tanques para que el enemigo no pudiera acercarse con granadas.

Los japoneses se debilitaron ante las operaciones combinadas de la infantería y los tanques. A las dos horas de iniciado el ataque, los elementos de vanguardia del 4º Regimiento estaban al lado de los Marines del 22º por la derecha. Para restablecer la línea de frente de la brigada, la sección de tanques de la compañía D había disparado unos 10.000 proyectiles del calibre 30, 100 cartuchos de alto poder explosivo y 20 cartuchos de bote. Sólo los tanques ligeros destruyeron 4 fortines, numerosas casamatas y aproximadamente 250 japoneses. A costa de algunas bajas, la 1ª Brigada, apoyada por los marines y los tanques del ejército, había limpiado la zona de la izquierda y ahora mantenía una línea que se extendía por la península alrededor del extremo oriental de la pista de aterrizaje.

A las 10:00 del 29 de julio la brigada, apoyada de nuevo por tanques, continuó el ataque a Orote y presionó a través de la pista de aterrizaje hasta la punta de la península, a unas dos millas al oeste. Los combates más duros fueron por la pista de una milla de largo, que los japoneses defendieron con armas ligeras y morteros y en la que prefirieron morir en trincheras, fortines e incluso en un hangar antes que rendirse. Menos de cinco horas después de iniciado el ataque, los marines habían alcanzado el extremo occidental de la pista. Sin detenerse, presionaron por los senderos de la jungla hasta llegar al océano. A las 17:00 horas, cuando la península estaba completamente tomada, la Compañía D del 706º Batallón de Tanques fue relevada.

Mapa 11

En 4 días la brigada había muerto entre 2.000 y 3.000 defensores japoneses en Orate y había tomado posesión de la península, con su puerto y su pista de aterrizaje, que se extendía 4 millas hacia el oeste desde el continente.

Establecimiento de la línea de playa final

En el ataque del cuerpo que comenzó el 25 de julio, la 3ª División de Marines había recibido la misión de alcanzar la última línea de playa de su sector y hacer un cruce al sur con la 77ª División, sellando así la zona de Orote y protegiendo la retaguardia de la 1ª Brigada de Marines mientras se adentraba en la península. Una brecha de 6 kilómetros separaba a las divisiones 3ª y 77ª el 25 de julio, y el enemigo seguía manteniendo el monte Chachao, el terreno elevado clave en la zona norte (mapa nº 11). La resistencia japonesa en este frente se había resistido desde el primer día, y la 3ª División se había visto frenada tanto por los frecuentes contraataques enemigos como por la necesidad de tomar posiciones individuales en asaltos frontales que exigían el uso de lanzallamas, demoliciones y tanques.

La fuerte oposición siguió enfrentándose a los esfuerzos de la 3ª División los días 25 y 26 de julio. El día 26 la división tuvo que hacer frente a un contraataque en fuerza por parte de unidades identificadas como el 18º Regimiento y elementos de la 48ª Brigada Mixta Independiente. Al día siguiente los Marines extendieron sus líneas 1.500 yardas en el flanco derecho y 200 yardas a través del acantilado de Chonito en el izquierdo. Pero en el centro, las posiciones avanzadas de los Marines mostraban pocos cambios con respecto al W + 1, y todavía estaban a 2.000 yardas del monte Chachao.

El 27 de julio se ordenó a la 77ª División, a petición del general Bruce, que participara en el esfuerzo de unir las cabezas de playa, al este de Orote, atacando hacia el norte. La 77ª debía extender su posición dos millas y media hacia el norte, dejando a la 3ª División menos de dos millas para cubrir en su vanguardia. En la parte sur de la línea de playa final, el sector de la 77ª debía incluir ahora los accesos al norte del monte Tenjo. El límite de la división establecido por esta orden seguía la carretera sin asfaltar y el sendero que conducía al este desde la antigua carretera de Agat a través de Agafan hasta el cruce de la carretera del monte Tenjo al monte Chachao.

La nueva misión del 77º implicaba ocupar el monte Tenjo, el punto más alto de la línea de playa en su sector más amplio. El general Bruce ordenó que la 305ª Infantería, con no menos de una compañía, reconociera los accesos al Tenjo para determinar la fuerza del enemigo en el monte. El 2º Batallón del 307º de Infantería, al mando del teniente coronel Charles F. Learner, se reuniría en la retaguardia del 1º Batallón del 305º. Si el monte Tenjo no estaba ocupado en su totalidad, el 2º Batallón, 307º, saliendo de Inalas a las 07:00 horas del 28 de julio, debía tomar y mantener la montaña, incluyendo el final de la cresta al sur del pico y dos montículos al norte. El 1º Batallón, 305º, debía establecer contacto con el 2º Batallón, 307º, y mantener el terreno elevado desde Inalas hasta la cresta al norte de Cotal. A la orden, el 3er Batallón, 305º, debía enviar patrullas hacia el norte hasta el límite de la división a través de la zona al oeste del monte Tenjo. Cuando el general Bruce emitió su orden, los servicios de inteligencia informaron de poca actividad en el Tenjo, aunque los prisioneros de guerra japoneses habían declarado que una fuerza de 3.000 personas se encontraba en los alrededores.


EL 2º BATALLÓN, 305º Equipo de Combate Regimental en vivac al oeste del monte Alifan. La unidad se encuentra comprometida en mantener la cresta entre el monte Alifan y el monte Tenjo.


UNA DOTACIÓN DEL 305º Equipo de Combate Regimental defiende la línea de playa final, disparando desde su posición en la cresta costera que domina la carretera de Harmon.

Saliendo de su cercana zona de concentración al amanecer del 28 de julio, la Compañía A, 305º de Infantería, no encontró apenas oposición y alcanzó la cima del monte Tenjo a las 08:30 horas. Debido a que la resistencia enemiga en el camino había ascendido a poco más que fuego de francotirador disperso y la cima no estaba ocupada, la Compañía A permaneció en la colina hasta que fue relevada por el 2º Batallón, 307º, a las 15:00 horas de esa tarde.

Mientras mantenía la colina, la Compañía A experimentó una de las dificultades que conlleva la coordinación aire-tierra. Los aviones aparecieron de repente y comenzaron a ametrallar y bombardear a las tropas, que corrieron en busca de la protección que pudieron encontrar en las laderas desnudas. Cuando los aviones se acercaban para un segundo ataque, el soldado Benno Levi se apoderó de unos paneles de señales y se precipitó a campo abierto bajo el fuego para mostrarlos. En cuanto los pilotos vieron los paneles, el ametrallamiento cesó y los hombres de la compañía A consolidaron su posición en la montaña.

Ese mismo día, la 3ª División de los Marines completó su dura tarea en el norte, conquistando el monte Cbachao y el monte Alutom y asegurando la carretera que va desde Adelup Point hasta el monte Tenjo. La división también había alcanzado un punto de unión con la 77ª mediante un ataque al sur que implicaba el uso del 3er Batallón, 307º, bajo el mando del Mayor John W. Lovell, adscrito a los marines de la reserva del cuerpo. El 3er Batallón, 307º, y el 3er Batallón, 9º de los Marines, atacaron a la par con el límite de la división como objetivo. La oposición enemiga fue ligera, y para las 1800 unidades del ejército y los Marines estaban en la frontera en contacto con la 77ª División.

Al anochecer del 28 de julio, mientras la batalla por Orote se acercaba a su fin, el cuerpo de ejército había acotado el terreno detrás de la península. La captura del monte Tenjo por la 77ª División y de los montes. Chachao y Alutom por la 3ª División de los Marines aseguró toda la línea de playa y cerró completamente la brecha que había existido entre las divisiones. Cualquier enemigo al oeste de la línea de playa estaba atrapado.

Durante dos días, mientras la 1ª Brigada completaba la captura y la limpieza de la península de Orote, las divisiones 3ª y 77ª consolidaron sus posiciones en la línea de playa final. Desde el 24 de julio, la 77ª había mantenido su frente desde la orilla del mar, dos millas y cuarto al sur de Agat, a lo largo de la cresta de Allfan hasta Inalas, enviando secciones de exploradores a 2.000 yardas de la línea de playa. El día 28, cuando se estableció la parte norte de la línea de playa, las divisiones 3ª y 77ª iniciaron las patrullas en esa zona.

Las secciones de reconocimiento, que amenazaban con ataques a gran escala, mantenían al enemigo fuera de balance y al mismo tiempo reunían información sobre sus movimientos. Quemaron chozas y hierba alta para ahumar bolsas bien camufladas y, ocasionalmente, dirigieron el fuego de mortero y artillería. Las patrullas fueron tan eficaces que el enemigo no lanzó ni un solo ataque en fuerza durante el día.

Sin embargo, los japoneses no tardaron en detectar este método de defensa y en varias ocasiones intentaron tender una emboscada a las patrullas. El 29 de julio, una de estas emboscadas planteó una lucha lo suficientemente fuerte como para obligar a una patrulla de la 77ª División a pedir ayuda. Mientras buscaba la emboscada, un pelotón de exploradores quedó inmovilizado contra la ladera escarpada de un barranco en el que se escondía el enemigo. En pocos segundos murieron dos hombres y otros tres resultaron heridos. Una bengala de socorro, disparada por los exploradores, trajo refuerzos del 305º Regimiento. La potencia de fuego adicional de la sección del regimiento liberó al pelotón atrapado, y la patrulla se abrió camino hasta la línea de playa final, dejando atrás a sus muertos. Al día siguiente se encontraron 14 japoneses muertos y uno herido en el centro del barranco. Habían sido ampliamente abastecidos y estaban bien atrincherados.

HOMBRES DE LA COMPAÑÍA B del 305º Equipo de Combate Regimental en el terreno elevado sobre la playa de Agat. Los miembros de su compañía, al defender la línea de playa final, formaron patrullas de reconocimiento que amenazaron al enemigo con ataques a gran escala.


Las patrullas de la división estuvieron activas durante el día, pero se mantuvieron dentro de sus líneas por la noche, cuando los japoneses asumieron la iniciativa. Al anochecer, las compañías de infantería de la última línea de playa organizaron perímetros de batallón en los puntos altos, disponiendo el fuego automático para cubrir las zonas más bajas entre los perímetros. Aunque se despejaban campos de fuego siempre que era posible y se ocupaba el terreno que dominaba, casi todas las noches pequeños grupos del enemigo empleaban hábiles tácticas de infiltración para penetrar en la línea.

Los japoneses no parecían seguir ningún plan estándar de infiltración. Utilizaban una gran variedad de armas: morteros, armas ligeras, sables e incluso hachas. A veces la primera evidencia del enemigo era una granada lanzada en el perímetro; a veces un soldado enemigo a la vista caminaba lentamente hacia las líneas de la división; ocasionalmente, el fuego pesado y las granadas aterrizaban en las posiciones a lo largo del perímetro, y pequeños grupos enemigos trataban de avanzar donde se había creado la confusión; en otros casos el fuego de mortero enemigo precedía a un ataque de la infantería. Pero los morteros se utilizaban con menos frecuencia por la noche que otras armas para allanar el camino a los pequeños grupos que intentaban hostigar a los hombres o atravesar los perímetros.

Las grúas en el borde del arrecife transferían los suministros de las lanchas de desembarco a los LVT y a los dukws que podían cruzar el arrecife en cualquier momento, independientemente de la marea. La barcaza, que se utiliza como plataforma para la grúa en esta fotografía, se prepara para cargar combustible en un AlIigator. (Foto tomada W + 4)

Durante las dos primeras noches, las verdes tropas del 77º causaron la mayor parte de la confusión con sus propios movimientos y disparos, pero pronto se volvieron más hábiles en la batalla. Los soldados aprendieron a permanecer inmóviles en sus trincheras, sin aventurarse nunca a salir aunque tuvieran diarrea. Para reducir las posibilidades de que el enemigo descubriera sus posiciones, aprendieron también a contener el fuego hasta tener un objetivo definido. Se emplearon con éxito bengalas de exploración que iluminaban toda la zona al ser activadas por un grupo de infiltrados y atraparon a unos cuantos japoneses.

Patrullando durante el día y organizando los perímetros por la noche, la 3ª y 77ª División mantuvieron la línea de playa final del cuerpo hasta la finalización del ataque a Orote. Con ello, terminaron las operaciones de la fase de asalto. El cuerpo, durante esta fase de 10 días, había ganado el puerto de Apra, que se encontraba en excelentes condiciones, y el aeródromo de Orate, que ya se utilizaba para aterrizar de emergencia. Las operaciones de asalto habían costado al III Cuerpo Anfibio 5.987 bajas, la mayoría en las unidades de marines. De este número 958 fueron muertos, 4.739 heridos y 290 desaparecidos. La 77ª División, comprometida en mantener su sector de la línea de playa final, perdió 217 hombres.

La semana que viene veremos la denominada "Batalla de los suministros", un saludo


Comentarios

SÍGUENOS

  Siguenos en Facebook Síguenos en Twitter Siguenos por RSS Siguenos en YouTube Siguenos en Pinterest Siguenos en Blogger