Día de la infamia: los marines en pearl Harbour (II)


El sargento Woodrow A. Polk, con un fragmento de bomba en la cadera izquierda, se torció el tobillo derecho al abandonar el barco, mientras que alguien subió a una lancha por encima del sargento Leo G. Wears y casi lo ahogó en el proceso. El sargento de artillería Norman L. Currier pasó del casco rojo del Oklahoma a las embarcaciones, con los pies secos. Wears, al igual que Hailey y Curran, no tardó en encontrar un cañón antiaéreo en la cubierta del buque Maryland y ayudó a pasar la munición. El soldado de primera clase Arthur J. Bruktenis, cuya columna en el número de diciembre de 1941 de The Leatherneck sería la última en relatar las actividades en tiempos de paz de los Marines del Oklahoma, se dislocó el hombro izquierdo en el abandono, pero sobrevivió.

A poco más de dos semanas de cumplir 23 años, el cabo Willard D. Darling, un Marine nativo de Oklahoma, había subido mientras tanto a bordo de una lancha. Mientras se dirigía a la costa, Darling vio al comandante Fred M. Rohow (Cuerpo Médico), de 51 años, oficial médico superior del acorazado volcado, en estado de shock, luchando en el agua aceitosa. Como Rohow parecía ahogarse, Darling se zambulló sin dudarlo y, junto con el mecánico de primera clase William S. Thomas, lo mantuvo a flote hasta que una segunda lancha los recogió. Los bombardeos de los aviones japoneses y la metralla de los cañones estadounidenses que caían a su alrededor hicieron que se abandonara la lancha en una tubería de dragado, por lo que Darling saltó al agua e indicó al médico que le siguiera. De nuevo, los Marines rescataron a Rohow -que resultó estar demasiado agotado para lograrlo por sí mismo- y lo remolcaron hasta la orilla.

El Maryland, que se encontraba al lado del Oklahoma, activó rápidamente sus cañones antiaéreos al comienzo del ataque y sus ametralladoras abrieron fuego inmediatamente. Recibió dos impactos de bomba, pero sólo sufrió daños menores. Su destacamento de Marines no sufrió bajas.


El cabo Willard A. Darling, alrededor de 1941, recibió la Cruz Naval por su heroísmo tras el ataque aéreo japonés al acorazado Oklahoma (BB-37).

A bordo del Tennessee (BB-43), el capitán de los Marines Chevey S. White, que acababa de cumplir 28 años el día anterior, hacía la guardia de oficial de cubierta mientras el acorazado estaba amarrado por el interior del West Virginia (BB-48) en el muelle F-6. Como el oficial al mando y el oficial ejecutivo estaban en tierra, el mando recayó en el capitán de corbeta James W. Adams, Jr. el oficial de artillería del barco. Llamado a cubierta al oír el zafarrancho de combate y escuchar "todo el mundo a sus puestos de combate" por el sistema de avisos general del barco, Adams corrió hacia el puente y vio a White en su camino. Por encima del estruendo de la batalla, Adams gritó a los Marines que "pusieran el barco en condición Zed [es decir, que establecieran una integridad estanca] lo antes posible". Whit lo hizo. Cuando Adams llegó a su puesto de combate en el puente, White ya estaba en su propio puesto de combate, dirigiendo los cañones antiaéreos del barco. Durante la acción (en la que el barco recibió una bomba que explotó en el cañón central de la torreta II y otra que penetró por la corona de la torreta III, rompiéndose esta última sin explotar), White permaneció en su puesto desprotegido, dirigiendo con frialdad y valentía las baterías antiaéreas del acorazado. El Tennessee se adjudicó cuatro aviones enemigos derribados.

El West Virginia , al lado exterior del Tennessee, tenía previsto zarpar hacia Puget Sound, para ser revisado, el 17 de noviembre, pero fue retenido en aguas hawaianas debido a la tensa situación internacional. En sus amarres expuestos, absorbió seis torpedos, mientras que un séptimo hizo volar su timón. Sin embargo, una rápida contra-inundación impidió que volcara como lo había hecho el Oklahoma, y se hundió, en posición vertical, junto al Tennessee.

A bordo del California, amarrado individualmente frente al edificio de administración de la estación aeronaval, el oficial de cubierta a bordo era el alférez Clifford B. Drake. Relevado por el alférez Herbert C. Jones, USNR, Drake bajó a la sala de oficiales para desayunar (higos Kadota, seguidos de filete y huevos) donde, alrededor de las 0755, escuchó los motores de los aviones y las explosiones de los bombarderos en picado japoneses que atacaban la estación aérea. La alarma de zafarrancho de combate convocó a la dotación a los puestos de combate. Drake, renunciando a su comida, se apresuró a subir al puente de mando.


El capitán Chevey S. White era un veterano del servicio en China con el 4º de los Marines, donde había editado el Walla Walla, la revista de noticias del regimiento. White se había convertido en jefe del Destacamento de Marines del Tennessee (BB-43) el 3 de agosto de 1941. Finalmente, fue muerto por fuego de mortero enemigo en Guam el 22 de julio de 1944.

A las 0803, las dos ametralladoras de proa del puente habían abierto fuego, seguidas poco después por los cañones no. 2 y 4 de la batería antiaérea. Sin embargo, cuando los artilleros agotaron la munición preparada, dos torpedos impactaron en una rápida sucesión. El California comenzó a asentarse mientras se producía una inundación masiva. Mientras tanto, los vapores de los tanques de combustible rotos -había sido repostado al 95 por ciento de su capacidad el día anterior- expulsaron a los hombres asignados al grupo que intentaba subir la munición para los cañones a mano. Una llamada a los hombres para que subieran máscaras antigás resultó infructuosa, ya que los voluntarios, entre los que se encontraba el soldado Arthur E. Senior, no pudieron llegar al compartimento en el que estaban almacenadas.

La pérdida de potencia del California a causa de los daños causados por los torpedos pronto relegó al teniente Drake, en su puesto de proa, al papel de "... reportero de lo que estaba ocurriendo... un joven teniente algo confuso lanzado de repente a la guerra". Mientras el California empezaba a escorarse tras los impactos de los torpedos, Drake empezó a reflexionar sobre el destino de su propio barco. Comparando la escora de su barco con la del Oklahoma, descartó que el California se volcara, pensando: "¿quién ha oído hablar de que un acorazado zozobre?". El Oklahoma, sin embargo, lo hizo unos momentos después.

Mientras tanto, alrededor de las 08:10, en respuesta a la llamada de una cadena de voluntarios para pasar la munición de 5 pulgadas/25, el soldado Senior se adelantó de nuevo y pronto bajó al compartimento de la división C-L. Allí vio al alférez Jones, el sustituto del teniente Drake esa misma mañana, de pie al pie de la escalera de la tercera cubierta, dirigiendo el suministro de munición. Durante casi 20 minutos, Senior y sus compañeros se afanaron bajo la dirección de Jones hasta que una bomba penetró en la cubierta principal, alrededor de las 08:30, y explotó en la segunda cubierta, sumiendo el compartimento en la oscuridad. Mientras el humo acre llenaba el compartimento, Senior buscó su máscara antigás, que había colocado en una caja de proyectiles detrás de él, y se la puso. Al oír a alguien decir: "El Sr. Jones ha sido alcanzado", Senior dirigió su linterna hacia la cara del alférez y vio que "estaba todo ensangrentado". Su bata blanca también tenía sangre por todas partes". Senior y otro hombre llevaron a Jones hasta el compartimento de la División M, pero el alférez no dejó que lo llevaran más lejos. "Dejadme en paz", jadeó con insistencia, "estoy acabado. Salid de aquí antes de que estallen los cargadores". Sin embargo, poco después, antes de que pudiera salir, Senior sintió el impacto de una explosión desde abajo y se desplomó, inconsciente.

El cabo Joe R. Driskell, alrededor de 1941, más tarde recibió la Cruz Naval por su heroísmo a bordo del Nevada en Pearl Harbor. Driskell había estado en el Cuerpo de Conservación Civil en Wyoming antes de reclutarse en el Cuerpo. Cuando sonó el zafarrancho de combate a bordo del Nevada (BB-36) el 7 de diciembre, ocupó su puesto de combate como capitán del cañón nº 9 de 5 pulgadas/51, en la casamata nº 9, a estribor.

La gallardía de Jones -que le valió una Medalla de Honor póstuma- impresionó al soldado Howard M. Haynes, que había sido confinado antes del ataque, a la espera de una baja por mala conducta. Después de la batalla, un arrepentido Haynes - "un personaje mezquino que había mostrado poco o ningún respeto por nada ni por nadie" antes del 7 de diciembre- se acercó al teniente Drake y le dijo que él [Haynes] estaba vivo gracias a las acciones que había realizado el alférez Jones. "Dios", dijo, "dame una oportunidad para demostrar que valgo la pena". Sus acciones de aquella mañana en el crisol de la guerra le valieron a Haynes una recomendación de permanencia en el servicio. La mayoría de los Marines del California, como Haynes, sobrevivieron a la batalla. El soldado de primera clase Earl. D. Wallen y los soldados Roy E. Lee, Jr. y Shelby C. Shook, sin embargo, no lo hicieron. Tampoco lo hizo el soldado de primera clase John A. Blount, Jr. con graves quemaduras, que sucumbió a sus heridas el 9 de diciembre.

El intento del Nevada de desalojar el puerto, mientras tanto, inspiró a los que lo presenciaron. Su magnífico esfuerzo provocó que los pilotos de bombarderos en picado japoneses intensificaran sus esfuerzos por hundirlo. Una bomba de 250 kilogramos impactó en su cubierta de barcos justo a popa de un conducto de ventilación y a 12 pies a estribor de la línea central, aproximadamente a mitad de camino entre la chimenea y el extremo de la cubierta de barcos, haciendo estallar munición de 5 pulgadas lista para usar. Los fragmentos rociados diezmaron a las dotaciones de los cañones. La explosión destrozó la cocina y abrió de golpe la puerta de estribor del compartimento, ventilando hacia la casamata núm. 9 y provocó un incendio que arrasó la casamata, destruyendo el cañón. A pesar de estar gravemente herido por la explosión que le hirió las dos piernas y le arrancó gran parte del uniforme del cuerpo, el cabo Joe R. Driskell hizo caso omiso de su propio estado e insistió en manejar otro cañón. Se negó a recibir tratamiento médico, asistiendo en cambio a otros hombres heridos, y luego ayudó a combatir las llamas. No dejó de hacerlo hasta que esos incendios se extinguieron.

Otra bomba de 250 kilos impactó en el puente de Nevada, penetrando en la casamata nº 6 y provocó un incendio. La explosión también había cortado las tuberías de agua que proporcionaban agua de circulación a las ametralladoras refrigeradas por agua del castillo de proa, armas que estaban a cargo del sargento de artillería Charles E. Douglas. Unas intensas llamas envolvieron la superestructura de proa, poniendo en peligro a Douglas y a sus hombres, y haciendo que se les ordenara abandonar su puesto. Sin embargo, se mantuvieron firmes en sus puestos y siguieron disparando los Brownings del calibre 50 en medio de los remolinos de humo negro hasta el final de la acción.


El sargento de artillería Charles E. Douglas, el 24 de febrero de 1941, recibió posteriormente la Cruz Naval por su heroísmo a bordo del Nevada en Pearl Harbor. Había prestado servicio en Nicaragua y en la Guardia de la Legación en Pekín, así como en los acorazados Pennsylvania (BB-38) y New York BB-34).

A diferencia de los acorazados que el enemigo había pillado amarrados en la Fila de Acorazados, el Pennsylvania (BB-38), el buque insignia de la flota, yacía sobre bloques de quilla, compartiendo el dique seco nº 1 del Astillero Naval con el Cassin (DD-372) y el Downes (DD-375), dos destructores situados uno al lado del otro. Tres de los cuatro ejes de las hélices del Pennsylvania habían sido retirados y recibía todo el vapor, la energía y el agua del astillero. Aunque el hecho de estar en dique seco le había eximido de participar en los ejercicios antiaéreos, su dotación se apresuró a disparar sus ametralladoras después de que las primeras bombas estallaran entre las hidroacanoas PBY estacionadas en el extremo sur de la isla Ford. Entonces sonó "estaciones de defensa aérea", seguido de "zafarrancho de combate". Los hombres quitaron los candados de la estiba de munición de uso inmediato y el Pennsylvania abrió fuego hacia las 0802.

El buque insignia de la flota y los dos destructores anidados en el dique seco delante de él llevaban una vida encantada hasta que bombarderos en picado del Soryu y el Hiryu apuntaron a la zona del dique seco entre las 08:30 y las 09:15.* Una bomba penetró en la cubierta de botes del Pennsylvania, justo en la parte trasera del cañón de 5 pulgadas/25 n.º 7, y detonó en la casamata n.º 9. Del destacamento de los Marines del Pennsylvania, dos hombres (los soldados Patrick P. Tobin y George H. Wade, Jr.) murieron en el acto, 13 cayeron heridos y seis fueron dados por desaparecidos. Tres de los heridos (los cabos Morris E. Nations y Jesse C. Vincent, Jr. y el soldado de primera clase Floyd D. Stewart) murieron más tarde ese mismo día.

A medida que el ataque descendía sobre los acorazados y la estación aérea, los Marines se apresuraron a sus puestos de combate a bordo de otros buques en otros lugares de Pearl. En el Astillero Naval yacían el Argonne (AG-31), el buque insignia de la Fuerza de la Base, los cruceros pesados New Orleans (CA-32) y San Francisco (CA-38), y los cruceros ligeros Honolulu (CL-48), St. Louis (CL-49) y Helena (CL-50). Al noreste de For Island se encontraba el crucero ligero Phoenix (CL-43).


Primer plano de la superestructura de proa del Nevada (BB-36) tomado unos días después del ataque japonés cuando el acorazado estaba varado frente a Waipio Point. En la parte superior de esta vista se puede ver la posición de la ametralladora de proa con sus cuatro Brownings refrigeradas por agua del calibre 50, las que manejaron el sargento de artillería Douglas y sus hombres durante la batalla del 7 de diciembre. Obsérvese el gran daño causado por el fuego en la superestructura de abajo. En la parte inferior de la imagen puede verse uno de los cañones de 5 pulgadas/51 del buque, del modelo que manejaba el cabo Driskell al comienzo de la acción.

Aunque el Utah fue torpedeado y hundido en su amarre al principio del ataque, sus 14 Marines, en servicio temporal en el Campo de Tiro del 14º Distrito Naval, encontraron un empleo útil combatiendo al enemigo. La Escuela de Ametralladoras de la Flota se encontraba en la costa sur de Oahu, al oeste del canal de entrada a Pearl Harbor, en Fort Weaver. Los hombres destinados allí, incluidos varios Marines en servicio temporal del portaaviones Enterprise y de los acorazados California y Pennsylvania, entraron en acción a los primeros sonidos de la guerra. Trabajando con los hombres del Polígono de tiro, todos los hombres prepararon y montaron las armas, y sacaron y pusieron la munición entre las 0755 y las 0810. Todos los presentes en el campo de tiro recibieron pistolas o fusiles de la armería de la instalación.

Poco después de que comenzara la incursión, el sargento de sección Harold G. Edwards se dedicó a asegurar el campamento contra cualquier incursión que los japoneses pudieran intentar desde el lado de tierra, y también supervisó el emplazamiento de ametralladoras a lo largo de la playa. El teniente (j.g.) Roy R. Nelson, el oficial a cargo del campo de tiro, recordaba las muchas ocasiones en que el capitán Frank M. Reinecke, oficial al mando del destacamento de los Marines de Utah e instructor principal de la Escuela de Ametralladoras de la Flota (y, como recordaban sus compañeros de la Academia Naval, todo un conversador), había mantenido que las armas de la escuela serían una gran ventaja si alguien atacaba alguna vez Hawai. A las 8:10, los artilleros de Reinecke estaban listos para demostrar su eficacia y pronto se enfrentaron al enemigo, probablemente aviones torpederos que limpiaban Pearl Harbor o bombarderos de alta cota que se acercaban desde el sur. Las unidades del Ejército cercanas, quizás alertadas por el fuego de los Marines, comenzaron a actuar poco después. Desgraciadamente, los ansiosos artilleros consiguieron derribar uno de los dos SBD del Enterprise que intentaban llegar al Campo Hickam. Un barco del ejército, afortunadamente, rescató al piloto y a su pasajero herido poco después.

A bordo del Argonne, mientras tanto, junto al muelle 1010, los Marines manejaban su batería de 3 pulgadas/23 de estribor y sus ametralladoras. El Comandante Fred W. Connor, oficial al mando del buque, posteriormente acreditó al Cabo Alfred Schlag con el derribo de un avión japonés cuando se dirigía a la Fila de Acorazados.


El teniente coronel Daniel Russel Fox, USMC, como oficial de la División de Marines del estado mayor del contraalmirante Isaac C. Kidd, comandante de la División de Acorazados Uno, fue el oficial de Marines de mayor rango que murió a bordo del Arizona en la mañana del 7 de diciembre de 1941. Fox se había alistado en los Marines en 1916. Por su heroísmo en Francia el 4 de octubre de 1918, cuando era miembro de la 17ª Compañía del Quinto de Marines, se le concedió la Cruz Naval. También fue condecorado con la Cruz de Servicios Distinguidos del Ejército y la Croix de Guerre francesa. Fox fue ascendido a oficial en 1921 y posteriormente sirvió en Nicaragua y en China.

Cuando comenzó el ataque, el Helena estaba amarrado al lado del muelle 1010, con el venerable cazaminas Oglala (CM-3) por fuera. Un encargado de las transmisiones, que estaba de guardia en el puente de comunicaciones del crucero ligero a las 0.757, identificó los aviones que sobrevolaban la isla Ford como japoneses, y el barco se puso en zafarrancho de combate. Sin embargo, antes de que pudiera disparar un tiro para defenderse, un torpedo de 800 kilos se estrelló contra su costado de estribor aproximadamente un minuto después de que la alarma general comenzara a convocar a sus hombres a sus puestos de combate. La explosión salió de la sala de máquinas de proa a través de la escotilla y los pasillos, sorprendiendo a muchos de la dotación que corrían a sus puestos, y provocó un incendio en la tercera cubierta. El sargento de sección Robert W. Teague, los soldados de primera clase Paul F. Huebner, Jr. y George E. Johnson, y el soldado Lester A. Morris sufrieron graves quemaduras. Johnson murió más tarde.

Al sureste, el New Orleans se encontraba al otro lado del muelle de su barco hermano, el San Francisco.  El primero entró en zafarrancho de combate poco después de que se avistaran aviones enemigos bombardeando en picado la isla de Ford hacia las 0757. A las 0805, cuando varios aviones torpederos que volaban a baja cota se dirigían a la Fila de Acorazados, los Marines que estaban en la popa abrieron fuego con fusiles y pistolas del 45. Los hombres del New Orleans, mientras tanto, manejaron con tanta rapidez las baterías cuádruples de 1,1 pulgadas/75 y las ametralladoras de calibre .50, bajo la dirección del capitán William R. Collins, el oficial al mando del destacamento de los Marines del buque, que éste consiguió disparar a los aviones torpederos que pasaban por su popa. Sin embargo, el San Francisco, que se encontraba en fase de revisión, sin armamento operativo ni munición de gran calibre a bordo, se vio limitado a que sus hombres disparasen con armas ligeras a los aviones japoneses que estuviesen a su alcance. Sin embargo, parte de su dotación se apresuró a dirigirse a Nueva Orleans, que estuvo a punto de ser bombardeada, y ayudó a tripular sus cañones de 5 pulgadas.

El St. Louis, fuera de Honolulu, se puso en zafarrancho de combate a las 0757 y abrió fuego con sus baterías antiaéreas cuádruples de 1,1 y ametralladoras de calibre .50, y después de poner en servicio sus montajes de 5 pulgadas a las 0830 -aunque sin potencia alguna- recogió sus cabos a las 0847 y se puso en marcha a las 0831. Con todos los cañones de 5 pulgadas en funcionamiento a las 9.47, se hizo a la mar, pasando las boyas de entrada al canal a las 10.00 horas. El Honolulu, dañado por una bomba que estuvo a punto de fallar, permaneció amarrado en su puesto de atraque durante toda la acción.

Bajo un cielo plomizo el 8 de diciembre de 1941, los Marines de la Bahía de Kaneohe disparan una descarga sobre la fosa común de 15 oficiales y hombres muertos durante el ataque japonés del día anterior. Obsérvese la posición de los sacos de arena en la cima de la colina a la derecha.

El Phoenix, amarrado solo en el muelle C-6 de Pearl Harbor, al noreste de la isla Ford, observó los aviones atacantes a las 0755 y se puso en zafarrancho de combate. Su batería de ametralladoras abrió fuego a las 08:10 sobre los aviones atacantes cuando se pusieron a su alcance; su batería antiaérea cinco minutos después. Finalmente, tras dos salidas falsas (en las que se puso en marcha y abandonó su puesto de atraque sólo para ver canceladas los avisos de salida cada vez) el Phoenix salió del puerto más tarde ese mismo día y se hizo a la mar.

Sin embargo, para al menos uno de los Marines, la aventura del día no terminó cuando los aviones japoneses partieron. Los vuelos de búsqueda despegaron de la Isla Ford, los pilotos tomaron aviones de servicio con dotaciones reducidas, para buscar los portaaviones enemigos que habían lanzado la incursión. Reunido en la estación aeronaval de la isla Ford, el sargento Hailey, de Oklahoma, todavía con su ropa interior empapada de combustible, se ofreció como voluntario para subir a un avión que partía en misión de búsqueda hacia las 11:30. Permaneció en el avión, armado con un fusil, durante unas cinco horas.

Después de que los aviones atacantes se retiraran, había que emprender la sombría tarea de limpiar y seguir con la guerra. Había que pasar lista para determinar quiénes faltaban, quiénes estaban heridos y quiénes estaban muertos. Los hombres buscaron a sus amigos y compañeros. El Teniente Primero Cornelius C. Smith, Jr. del Cuartel de los Marines en el Astillero Naval, buscó en vano entre los mutilados y moribundos en el Hospital Naval más tarde ese día, a su amigo Harry Gaver de Oklahoma.  La muerte no respetó ningún rango. El Marine de mayor rango que murió ese día fue el teniente coronel Daniel R. Fox, héroe condecorado de la Primera Guerra Mundial y oficial de la división de los Marines en el estado mayor del comandante de la División Acorazada Uno, el contraalmirante Isaac C. Kidd, quien, junto con el teniente coronel Fox, había sido muerto en Arizona.  La tragedia de Pearl Harbor golpeó a algunas familias con más fuerza que a otras: entre las pérdidas del Arizona se encontraban el soldado Gordon E. Shive, del destacamento de Marines del acorazado, y su hermano, el radioperador de tercera clase Malcolm H. Shive, miembro de la compañía del buque.

  

En los días siguientes, los Marines de los barcos hundidos fueron reasignados a otros buques -los Marines del Nevada se desplegaron en tierra para establecer posiciones defensivas en los terrenos adyacentes al acorazado encallado y en lista- y los muertos, los que pudieron ser encontrados, fueron enterrados con la ceremonia apropiada. Finalmente, las hazañas de los Marines de los destacamentos del acorazado fueron reconocidas con las correspondientes condecoraciones y ascensos de grado. Entre ellos, el sargento de artillería Douglas, el sargento Hailey y los cabos Driskell y Darling recibieron la Cruz Naval. El comandante Shapley fue condecorado con la Estrella de Plata por su "meritoria conducta con riesgo de su propia vida". El teniente Simensen recibió una Estrella de Bronce póstuma, mientras que el oficial al mando del Tennessee elogió al capitán White por la forma en que había dirigido los cañones antiaéreos de ese acorazado esa mañana.

Los esfuerzos titánicos de salvamento hicieron que algunos de los acorazados hundidos -California, West Virginia y Nevada- se recuperaran y que, al igual que los Marines supervivientes, participaran en la derrota definitiva del enemigo que había iniciado la guerra con tan rápida y terrible rapidez.


La semana próxima, más aventuras de marines el 7 de diciembre. 

 SI TE HA GUSTADO NUESTRO TRABAJO

INVITANOS A UN CAFÉ


ESTAS HISTORIAS DE BHM OS PUEDEN INTERESAR:

Comentarios

SÍGUENOS

  Siguenos en Facebook Síguenos en Twitter Siguenos por RSS Siguenos en YouTube Siguenos en Pinterest Siguenos en Blogger